jueves, 4 de diciembre de 2014

¿Las redes sociales o la vida misma nos están haciendo desconfiados e infelices?

caras felices e infelices

Que las redes sociales han modificado la forma en que nos comportamos, socializamos, nos comunicamos y trabajamos es algo indiscutible. Tema apasionante si los hay es cómo han ido cambiando los vínculos en este uso y abuso de las redes sociales. Algo que despierta controversias, críticas y debates entre los que las utilizan y los que las rechazan.

Segun vimos en facebook inicio en español en este contexto, un estudio realizado en Italia en el que participaron 50 000 personas, ha revelado que existirían efectos negativos en las redes sociales. En este sentido, su uso nos haría más infelices, nos impedirían establecer relaciones duraderas en el mundo físico y nos generarían desconfianza y problemas para relacionarnos con el otro.

Para los autores del estudio, las redes sociales afectarían el grado de satisfacción que cada persona tiene con su vida. Algunas de las  conclusiones a las que llegaron:

  • La gente es más feliz con su vida y confía más en los demás cuantas más interacciones cara a cara tiene.
  • Mucha gente incita al odio a través de internet.
  • Hay mucha desconfianza a determinados usuarios en las redes sociales.

El problema de este tipo de estudios es que parten  de una premisa en la que ya no todos acuerdan: en que existe una diferencia entre lo virtual y lo real. De esta separación surgen varias preguntas: ¿Qué diferencia hay entre un pago con billete y una transferencia bancaria online? Si ambas cumplen el mismo propósito que es pagar…

¿Lo que se dice por la televisión o por la radio es menos real que lo que se dice personalmente?

¿Lo que se escribe en Facebook y Twitter no responde a nuestros sentimientos?

¿Podremos superar esta dicotomía entre lo virtual y lo presencial? ¿Serán las redes sociales o la vida misma la que nos hace cada vez más infelices e incapaces de disfrutar de lo cotidiano?

Preguntas que podemos hacernos y sacar nuestras propias conclusiones.

No hay comentarios :

Publicar un comentario